Titanes de carnaval

En Salvador Bahía, Brasil; encontré unas fotos en el piso. Era un catálogo de una exposición que mostraba estos rostros del carnaval. Encontré interesante el hibridismo entre hombre y mujer; como una condensación de ambos principios tan separados en la naturaleza. También me encantó la actitud digna y fuerte de sus miradas, rayando casi hasta el paroxismo y la efervescencia.
En Recife descubrí que Febrero, la época del carnaval hace hervir y al mismo tiempo da fiebre de danzar el frevo, un ritmo apoteósico, que requiere un estado atlético.
Durante varios años he asistido a los carnavales en diferentes latitudes, Rio de Janeiro, Sao Paulo, Recife y Olinda, Oruro, Bolivia y Barranquilla. Este es un tema frecuente en mi obra por tratarse de una manifestación cultural total, que engloba todos los aspectos, lo musical, la danza, las artes visuales, la gastronomía, la política y el modo de pensar, la tradición y en una sola palabra la contemporaneidad, no desde las altas esferas sino desde el espíritu popular.